28 abril 2010

DIA 18 EN SHANGHAI

Tras la juerga del día anterior pues el día comenzó tarde. Tuve que ir a la casa de Tony a por mi portátil, y así salir de casa y despejarme. Estuve con Tony un rato, tampoco mucho rato y me fui para casa.

Para este día teníamos una sorpresa para Cristilú.

Una pequeña siesta de 21.00 a 22.00 y salimos Tony y yo a cenar al sitio de los pinchitos del segundo día en Shanghai. Nos comimos entre los dos 30 pinchitos, y claro, muy spicy como suelen ser, ya que esta vez no teníamos a María para decir que no los hicieran picantes. Nuestras lenguas se dieron cuenta rápidamente. Eso si, gracias a la cerveza local Tsingtao lo llevamos mucho mejor.




Este video bueno...dedicado a Alito...



Al salir de ahí decidimos ir caminando a casa de Tony, que tenía que hacer unas cosas antes de seguir de juerga. Por el camino estuvimos peleando para conseguir, aunque suene mal hacer pis en la calle. Ambos nos moríamos de ganas, pero era imposible. Hubo un intento, pero el de seguridad nos vió desde muy lejos y debió oler la maldad.

Tras mucho caminar sin sentido y después de comprar par de cervezas en el 24hrs pues decidimos coger un taxi. Y si, estábamos yendo al contrario de la casa de Tony.

Nada, subimos, le mande besito y un quiero enorme a Ruth por el messenger, me metí un poco con Cristilú y seguimos.

Esta noche había fiesta ibicenca en el Dao, una discoteca que está en la segunda planta, justo encima de un concesionario de Porsche. Nos costó mucho encontrarlo ya que María nos dijo que estaba encima de uno de Ford y claro…no aparecía por toda la zona, caminamos y caminamos y nada, hasta que claro…nos informó mejor.

Subimos y había una oferta en copas, 100Y (10€) por 10 copas, nada mal. Aunque cierto es que las copas en china no tienen nada que ver con las españolas. Estuvimos allí el resto de la noche, aunque no había mucho ambiente tampoco. Nosotros eso sí nos lo pasamos súper bien, ya que traíamos un enrrale importante del resto de la noche.





Allí hicimos un nuevo amigo, George, uno de los camareros del local, enorme! Nos echamos unas risas muy grandes con él, y hasta se vino después con nosotros.


Cuando salimos hicimos un poco el tonto y yo me fui para casa. Tony, Zaloa y George se fueron a un karaoke y de enrralados estuvieron ahí hasta las 12.30 de la mañana, eso si, George dormido. Sobre las 12.30 Tony se volvío para casa, eso si, con una pizza en mano para ayudarle a dormir. Cabe decir que no se la comió toda.

1 comentario:

Cristiluuu dijo...

BOBOSSSS!!! Me habéis echo llorar!!!!!
Gracias! os quiero un montón!!!!!!
mmmuuuuuuuaaaaassssss!!!!