23 abril 2010

DÍA 16 EN SHANGHAI-SUZHOU

Y ya van 16 días, si señor. Hoy toca la primera excursión del viaje, madrugamos, a las 10 quedamos, a las 10.30 nos vimos y salimos rumbo a Suzhou. Para poder ir a estas ciudades, la mejor manera es coger el metro, la Line 1 rumbo a la Shanghai Railway Station. Allí hay salidas para estas ciudades cada muy poco tiempo, y el precio es muy barato, entre 20 y 30Y (2/3€).

Al llegar a la estación literalmente alucinamos con la cantidad de gente que había. Hicimos una cola muy lenta para sacar los billetes en una de las máquinas que hay para ello. O intuitivas la verdad, pero lo conseguimos, eso si, todos los trenes ocupados menos en del las 13.45, pero claro, ir de pie? Nosotros? Como señores, así que nos fuimos en el de las 14.21 sentados para Suzhou o Zuzú como lo bauticé yo un rato después. Eran las 11, así que, nos quedaba mucho tiempo por esperar, así que nos dimos una vuelta por la zona, con paciencia mirando donde almorzar antes de partir y ver algo de esa zona, que sinceramente, apesta!

Eso si, vimos cosas realmente curiosas. Bonito martillo no?


Al doblar una esquina vemos a un anciano acercase hacía nosotros, daba la impresión más que nada porque nos miraba y sonreía, como diciéndose a si mismo “a ti te cojo yo”, y así fue. No hubo escapatoria hasta que salimos huyendo. Este señor la verdad que hablaba algo de inglés, y se ofreció para ser nuestro guía, pero claramente saben la respuesta, NO!

video

Finalmente decidimos pararnos en una pequeña franquicia de noodles o comida china que vemos mucho y a la que Tony le había echado el ojo hace tiempo, así que entramos y pedimos. Aquí bueno, nos fue algo complicado pedir, ya que bueno, no es fácil llamar la atención de los camareros.

video

video

La comida al final rica, salimos contentos, eso si, habíamos comido a las 12.30 para hacer tiempo y todavía nos quedaba mucho para salir. Estuvimos un rato en una plaza justo delante de la estación de trenes, observando y alucinando con lo cargados que siempre van los chinos para todos lados.




Subimos al tren, unos 45 minutos de trayecto y llegamos a Suzhou, en medio de un caos que sinceramente no sabíamos bien que hacer, ni a donde ir, fallo no llevar la guía la verdad pero bueno, así somos. Lo primero que queríamos hacer después del consejo de María era, comprar la vuelta lo antes posible, que igual sino duermes en Suzhou y no apetece. Estábamos esperando lo peor a la hora de decirle a la chica que queríamos la vuelta a Shanghai a las 20.00 de la tarde, ya que como todo aquí, es un follón…pues no, una chica que hablaba realmente bien inglés y nos entendió perfectamente. Eso si, decirle que sobre las 20.00 para ella eran las 19.20, con lo cual, teníamos 3 horas para ver Suzhou. Cuando íbamos camino de un taxi nos paró un señor para decir si queríamos taxi, que por 80Y nos llevaba a todos los sitios clave, así que nos pareció lo mejor y nos subimos a su furgoneta. La verdad que a falta de tiempo era la mejor opción, ya que sino, entre sube baja de taxi perderíamos montón de tiempo.


Lo primero que vimos fueron los jardines de Suzhou, que son patrimonio de la humanidad desde 1997. Nos lo pasamos muy bien dentro la verdad, son agradables y bonitos para pasear. Un sitio muy recomendable.










video

Después fuimos a un barrio de Suzhou. Este está rodeado y repleto de pequeños canales, con decoración y negocios chinos. Un sitio muy bonito, con mucho encanto y me encantaría la verdad poder volver aquí con Ruth alguna vez, ya que creo que la conquistaría, tal y como nos conquistó Gante este verano. Esto la verdad que lo vimos un pelín a prisa, ya que el conductor no esperaba e íbamos con retraso de ver el jardín anterior.





Salimos y nos llevó a una fábrica o empresa de seda. Lo peor, salimos en 10 minutos. Era un mini tour que acababa en Rocassa o un C&A para que comprases ropa hecha de seda o parecido, algo lamentable. Salimos y le dijimos que nada, que eso no valía para nada, aunque claro, el no nos entendió ni el 1% de lo que dijimos, el sólo reía. Le dijimos de irnos corriendo a algunos sitos más conocidos y que nos apetecía ver. Pitando nos fuimos a la Pagoda del Templo norte, que aunque estaba cerrado aprovechamos e hicimos fotos.



Aquí nos volvió a pasar lo que en el Bund y turistas chinos nos pidieron privados hacerse fotos con nosotros, y claro mija!! Porque no, si total…y ahí estuvimos…



Otra vez corriendo y nos hicimos una foto con la colina del tigre, pero eso si, como a 4 kilómetros de distancia. Una pena haber llegado tan tarde, ya que nos quedamos sin ver lo más emblemático de la ciudad.




Y como no, corriendo para la estación de tren para volver a Shanghai. Un tren súper cómodo donde nos quedamos dormidos durante la hora de trayecto.

Al llegar vimos algo que para mi resulta muy duro. Pasamos por una obra y vimos como dento de ella dormían los propios obreros, en literas y con todas sus cosas por ahí. Fue algo que nos sorprendió mucho al verlo. Seguramente vivan tan lejos que no les compensa ir y venir.

Al llegar taxi y para casa, a descansar, hablar con mi señora esposa y salir otra vez a una cena en una enoteca donde los españoles habían quedado para tomar algo de vino y picar algo. Yo llegué algo tarde, y sobre la 1 en casa, esperando al partido del atlético a las 3 de la mañana. Encima hago mal los números y lo pongo tarde, menos mal que Ruth está en todo y me avisa a tiempo. El partido lo vi en un canal de mierda donde la imagen se cortaba cada 2 minutos, se quedaba todo congelado, y 10 segundos después volvía. Esto para un fanático como yo no es sano. Aupa atleti!! Que ya estamos cerca de la segunda final del año.

No hay comentarios: